Performances conclusivas: arte + poesía + música

Los viernes 15 y 22 de noviembre se desarrollaron sendas acciones performáticas en el seno de #MappingArt Valladolid. La idea de incluir este tipo de actividades en el proyecto parte de la escasa presencia que la performance tiene en nuestra ciudad. Si bien es cierto que, en relación con la Escuela de Arte Dramático y con el Festival de Teatro y Artes de Calle se está alimentando la expresión corporal y el lenguaje de la acción, no se conoce la acción como arte como tal.

Tan sólo conocemos el intento que realiza a este nivel el Colectivo Punto Rojo, así como el Proyecto recientemente realizado por el Museo Patio Herreriano: Proyecto Arte en Acción.

Pero si hay un colectivo que destaque por su concepción del arte como proceso práctico, ese es el Colectivo Elefante Rosa. Nacido en 2004 en Granada y extendido hoy a Valladolid y Madrid, investiga el acto poético desde la elaboración de talleres, un fanzine, una radio y la acción. Formado por Vanesa Calzada, Alma Aguado y Tarha Erena. Tres rosadas paquidermas.

María Nieto

María Nieto

La acción manifestaba la angustia y la rabia que nos atrapa a todos aquellos que vemos minusvalorado nuestro trabajo y que no podemos desarrollarlo como queremos por, entre otras cosas, la precariedad a la que nos vemos sometidos. Vanesa, vestida de azafata, nos acompañó en un vuelo que se regodeaba en una problemática social muy extendida: no somos valorados por lo que hacemos o sabemos, sino por los títulos que ostentamos. Al tiempo que recitaba y repetía “Soy una educadora de arte” como un mantra inalcanzable pero que, de hecho, ya es; nos iba lanzando frágiles aviones de papel realizados con los diferentes certificados de su carrera. De fondo, proyectados, esos mismos documentos que certifican la validez sobre el papel de Vanesa, que no podía disimular su emoción al realizar la performance.

A continuación, junto con Alma, ambas presentaron la nueva página web del colectivo y nos mostraron las diversas acciones que realizan. Además, todo el público tuvo la suerte de poder preguntarles cualquier duda y de conocer de cerca sus fanzines artesanales. De esta manera, continuamos generando comunidad y trazando lazos con otras disciplinas.

Además de disfrutar de la performance poética de Vanesa, pudimos ver las piezas desarrolladas en los talleres infantiles, que cubrían las paredes del LAVA confirmando el éxito de las sesiones de la #OperaciónPalomar infantil.

María Nieto

María Nieto

Finalmente, llegó el fin de #MappingArt y concluimos todas nuestras actividades con una nueva hibridación: la música y el arte juntos en una performance de música experimental de Olaf Svenson y Kanram Bhutta. “La Caja del Pánico” buscaba poner de manifiesto todo aquello que se esconde tras la muestra artística: esfuerzo, sudor y trabajo duro que no son visibles y no se hacen conscientes para el espectador. Detrás de grandes nombres se esconden personajes anónimos que hacen lo que el resto.

Junto a la banda sonora, se disfrutó de las creaciones de la #OperaciónPalomar de adultos, que convivió con la infantil en el culmen de nuestra instalación artística colaborativa. Muchos fueron partícipes de las manifestaciones plásticas que resultaron de los talleres organizados por María y Laura. Nuevas caras y estupendos creativos, sin duda.

María Nieto

María Nieto

Esa misma caja también contenía gran parte de nuestras demandas y expectativas. Queríamos y  queremos hacer visible todo el camino que hay tras un cuadro, una escultura, una fotografía… todas las comidas y sueldos que se esconden tras cada lienzo, todas las bocas que alimentan la sociedad y la enriquecen recibiendo a cambio menos de lo que merecen. Creemos que hemos conseguido aportar algo de todo esto. Pero aquí no hemos acabado. #MappingArt continúa…

Agradecemos a todos los que se han interesado y los que se han implicado con nosotros en este proceso su participación en un humilde mapeado que ha nacido de la nada y que demuestra que hay un camino y que la cartografía, efectivamente, nos empodera. Hemos tendido lazos, ahora estamos un poco más unidos. Repetimos: es sólo el comienzo.

::::GRACIAS::::

Creatividad y debate: primeros resultados de #MappingArt

Si hay algo que nos queda claro tras estas primeras sesiones de #MappingArt son las ganas que tiene el público y los creadores de hacer nuevas cosas y de redirigir las ya existentes. Valladolid está falto de algunas iniciativas, pero no está exento de ellas y eso se ha podido ver durante estas tres semanas. Y no es un problema de público, ya que #MappingArt ha disfrutado de numerosos asistentes cada día. Hay un claro problema educativo, como hablamos, pero hay un grave problema de difusión y un importantísimo déficit a nivel de espacios. La ciudad no dispone de ningún espacio creativo que pueda ser gestionado según el parecer de la comunidad de arte contemporáneo.

#OperaciónPalomar

Gerardo Sanz

Como muchos sabréis, #MappingArt ha tratado de ir supliendo ciertas carencias desde su modesta posición. A nivel educativo, nuestros talleres cumplen de nuevo la función de generar comunidad, de establecer una red que ponga en conexión a los creativos de la ciudad, pero también la de formar. En el caso de esta segunda tanda de talleres, dirigidas a adultos, María Nieto como profesional formada en Guión Cinematográfico, quiso ofrecer sus conocimientos a la comunidad de #MappingArt tratando así de suplir la falta formativa que ofrece la ciudad en este campo. Si bien es cierto que contamos con una Cátedra de Cine de la Universidad de Valladolid y con un importante Festival de Cine -la SEMINCI-, no hay oferta formativa práctica -salvo en contados casos puestos en marcha eminentemente desde el ámbito privado-. Hacer historia del cine no es hacer cine y saber usar técnicamente una cámara -como también se aprende en los módulos de imagen-, tampoco lo es. Para hacer cine es necesario comprender la relación entre la imagen y el texto: hay que saber describir o escribir una imagen audiovisual y animada. Y en eso consistió el entretenido taller que de nuevo tuvo la asistencia completa y en la que participaron -entre otros- grandes ilustradores de la ciudad y algunos docentes de la Escuela de Diseño a quienes agradecemos su asistencia y colaboración, así como las fotografías que nos han dejado.

Lutton Gant

Lutton Gant

Finalizados los talleres, terminamos también los debates, el plato fuerte de #MappingArt dada la afluencia y la participación del público. En esta ocasión contamos con la presencia de docentes, gestores, artistas e investigadores que aportaron su visión, sus proyectos y sus críticas al sistema del arte en la ciudad.

En primer lugar, dos de los ponentes realizaron sendas presentaciones, con la intención de esclarecer sus proyectos y hacerlos llegar debidamente a la comunidad. En primer lugar intervino Francisco Porto, del Colectivo La Lata Muda presentando las actividades del colectivo y concretamente las actividades en torno a #Kedarte, un festival autogestionado de arte y tecnología que se lleva a cabo cada año en un espacio y que se encamina hacia su tercera edición. En el encuentro se dan cita artistas, colectivos y otras agrupaciones sociales, investigadores, etc. cuyo interés es aprender de/con las nuevas tecnologías y crear con ellas; todo ello, desplazando el centro de atención al espacio rural tan a menudo denostado. Un evento que apoya este #Kedarte es #Kedarteredes, una jornada que hace también este año su tercera edición en el Domus Artium 2002 y que refuerza el tejido de la red del arte contemporáneo que La Lata Muda está formando a su alrededor.

A continuación intervino Carlos Sanz Aldea, docente del Bachillerato de Artes de Delicias, que generalmente queda eclipsado por el de la Escuela de Artes y que, sin embargo, cuenta con un fuerte proyecto educativo así como con un interesante espacio que abre el centro docente a un barrio degradado cuya comunidad tiene aún mucho por mejorar, así como mucho por enseñar a los estudiantes. EL también artista señaló la importancia de la enseñanza práctica no sólo a nivel plástico sino a nivel social. Es necesario que los estudiantes convivan con el exterior de la escuela de manera natural y realicen actividades formativas más allá de las aulas. Para ello, el Espacio Creativo García Benito se propone como un lugar de creación, exhibición y comunicación de proyectos artísticos abierto a la comunidad de Valladolid.

Tras ambas intervenciones se abrió un intenso debate que comenzó con la puesta en cuestión de los museos y centros de arte como autoridades que legitiman o deslegitiman el arte, por parte del investigador Sixto Castro. En segundo lugar, él mismo hizo frente a las críticas de inmovilismo que pesaron sobre los docentes universitarios, alejados de lo que parece la “vida real”. En el caso de Castro, la actividad es permanente: no sólo colabora con otras universidades, sino con otros alumnos y docentes e, incluso con otras instituciones como el Museo Patio Herreriano.

Juan González Posadas, quien acudió en representación del proyecto Creart (Red de ciudades por la Creación Artística),  comentó las diferencias entre los museos y las salas de exposiciones, y expuso las características del proyecto, que suscitó numerosas dudas y críticas.

PinaPardo y La Lata Muda -que estaba también representada por Rocío Osorio-, comentaron la dificultad económica a la que debe enfrentarse el creador que o bien se ve recluido al bar o bien a la autogestión. Se puede colaborar y es posible tejer una red de interconexiones, pero es necesario que fluya un mínimo capital y que las instituciones estén abiertas, más si cabe cuando lo que ellas gestionan no es “suyo” sino público, como apuntaba Francisco Porto.

Tuvimos que despedir el debate y cerrar así este primer capítulo de #MappingArt; no sin prometer próximos #MeetingPoint que continúen generando debate y construyendo nuevas líneas de actuación.

Agradecemos la asistencia a todos los ponentes de nuevo, así como al Espacio Joven, que nos acogió en esta última edición del #MeetingPoint. Pero sobre todo agradecemos su asistencia a un público activo y participativo que no nos ha abandonado en ningún momento y que está deseoso de continuar. Sin él, todo esto no habría sido posible.

#OperaciónPalomar: primera entrega

Uno de los problemas más acuciantes en torno al arte contemporáneo que se ha venido a evidenciar casi en cada sesión pública realizada en #Mappingart Valladolid, es la debilidad de la formación plástica que recibimos. No sólo carecemos de una formación práctica adecuada, dado que cada cual debe seguir los patrones indicados por el currículo y aprender técnicas insuficientemente practicadas que acaban por no servir para nada puesto que no aprendemos a formalizar lo que pensamos o sentimos plásticamente. También carecemos de la formación en estética y en historia del arte que nos permitirían comprender las imágenes y analizarlas debidamente hasta el punto de conseguir liberarnos de su poder dominante.

A decir verdad, muy poco arte y muy pocas imágenes son las que nos enseñan a mirar en la escuela. Y de ninguna manera nos enseñan la conexión con el mundo real que esto tiene, dado que no nos llevan a museos ni salas de arte contemporáneos, no nos presentan a artistas ni gestores culturales… ni tan siquiera en el bachillerato artístico se produce la conexión deseable con el mundo real, salvo en contados casos, como los de los docentes que nos acompañan en esta andadura, tanto del Colectivo Punto Rojo como ajenos a él -el caso de Carlos Sanz Aldea que conoceremos en el próximo #meetingpoint-.

María Nieto

María Nieto

Es por esto que en #MappingArt hemos querido incluir los talleres. Nos gustaría, sin duda alguna, haber hecho muchos más y haberlos ampliado enormemente, pero como concebimos nuestro proyecto en el tiempo, estamos seguros de que ya vendrán otros más.

Veinticuatro niños de edades comprendidas entre los 5 y los 11 años acudieron a las sesiones infantiles de la #OperacionPalomar realizadas los días 12 y 13. Varios eran los objetivos: por un lado, explotar su creatividad libremente, por otro crear colectivamente, convivir con una artista, resolver las relaciones entre texto e imagen y formarse, finalmente, en torno al arte y las manifestaciones contemporáneas.

María Nieto

María Nieto

Si conocen ya la obra de Laura López Balza saben que ella no se preocupa de trazos ni de líneas rectas. Su interés principal está en el color, en recomponer escenas con su propio lenguaje y llenarlas de luz. Así pues, con Ada Sánchez, diseñó un taller que buscaba, principalmente, el desarrollo libre de la expresión plástica de los niños. Partiendo de un relato fantástico, animaron a los niños  a reproducir los seres y monstruos de dicho relato en su propio lenguaje, lo que dio lugar a un delicioso baile de máscaras de colores que pone de manifiesto las ricas diferencias entre ellos.

En segundo lugar realizaron todos juntos una serie de murales que componían parajes fantásticos. El método en este caso fue parecido a un “cadáver exquisito“, de manera que cada mural comprende los diferentes pensamientos de los niños.

María Nieto

María Nieto

Desde luego no se usó regla ni cartabón, no se usaron lapiceras 2B ni pinceles de grosor medio… con medios muy sencillos se permitió que los niños se divirtieran y crearan unas delicias plásticas que dejan muy muy atrás el imaginario del palomar.