Creatividad y debate: primeros resultados de #MappingArt

Si hay algo que nos queda claro tras estas primeras sesiones de #MappingArt son las ganas que tiene el público y los creadores de hacer nuevas cosas y de redirigir las ya existentes. Valladolid está falto de algunas iniciativas, pero no está exento de ellas y eso se ha podido ver durante estas tres semanas. Y no es un problema de público, ya que #MappingArt ha disfrutado de numerosos asistentes cada día. Hay un claro problema educativo, como hablamos, pero hay un grave problema de difusión y un importantísimo déficit a nivel de espacios. La ciudad no dispone de ningún espacio creativo que pueda ser gestionado según el parecer de la comunidad de arte contemporáneo.

#OperaciónPalomar

Gerardo Sanz

Como muchos sabréis, #MappingArt ha tratado de ir supliendo ciertas carencias desde su modesta posición. A nivel educativo, nuestros talleres cumplen de nuevo la función de generar comunidad, de establecer una red que ponga en conexión a los creativos de la ciudad, pero también la de formar. En el caso de esta segunda tanda de talleres, dirigidas a adultos, María Nieto como profesional formada en Guión Cinematográfico, quiso ofrecer sus conocimientos a la comunidad de #MappingArt tratando así de suplir la falta formativa que ofrece la ciudad en este campo. Si bien es cierto que contamos con una Cátedra de Cine de la Universidad de Valladolid y con un importante Festival de Cine -la SEMINCI-, no hay oferta formativa práctica -salvo en contados casos puestos en marcha eminentemente desde el ámbito privado-. Hacer historia del cine no es hacer cine y saber usar técnicamente una cámara -como también se aprende en los módulos de imagen-, tampoco lo es. Para hacer cine es necesario comprender la relación entre la imagen y el texto: hay que saber describir o escribir una imagen audiovisual y animada. Y en eso consistió el entretenido taller que de nuevo tuvo la asistencia completa y en la que participaron -entre otros- grandes ilustradores de la ciudad y algunos docentes de la Escuela de Diseño a quienes agradecemos su asistencia y colaboración, así como las fotografías que nos han dejado.

Lutton Gant

Lutton Gant

Finalizados los talleres, terminamos también los debates, el plato fuerte de #MappingArt dada la afluencia y la participación del público. En esta ocasión contamos con la presencia de docentes, gestores, artistas e investigadores que aportaron su visión, sus proyectos y sus críticas al sistema del arte en la ciudad.

En primer lugar, dos de los ponentes realizaron sendas presentaciones, con la intención de esclarecer sus proyectos y hacerlos llegar debidamente a la comunidad. En primer lugar intervino Francisco Porto, del Colectivo La Lata Muda presentando las actividades del colectivo y concretamente las actividades en torno a #Kedarte, un festival autogestionado de arte y tecnología que se lleva a cabo cada año en un espacio y que se encamina hacia su tercera edición. En el encuentro se dan cita artistas, colectivos y otras agrupaciones sociales, investigadores, etc. cuyo interés es aprender de/con las nuevas tecnologías y crear con ellas; todo ello, desplazando el centro de atención al espacio rural tan a menudo denostado. Un evento que apoya este #Kedarte es #Kedarteredes, una jornada que hace también este año su tercera edición en el Domus Artium 2002 y que refuerza el tejido de la red del arte contemporáneo que La Lata Muda está formando a su alrededor.

A continuación intervino Carlos Sanz Aldea, docente del Bachillerato de Artes de Delicias, que generalmente queda eclipsado por el de la Escuela de Artes y que, sin embargo, cuenta con un fuerte proyecto educativo así como con un interesante espacio que abre el centro docente a un barrio degradado cuya comunidad tiene aún mucho por mejorar, así como mucho por enseñar a los estudiantes. EL también artista señaló la importancia de la enseñanza práctica no sólo a nivel plástico sino a nivel social. Es necesario que los estudiantes convivan con el exterior de la escuela de manera natural y realicen actividades formativas más allá de las aulas. Para ello, el Espacio Creativo García Benito se propone como un lugar de creación, exhibición y comunicación de proyectos artísticos abierto a la comunidad de Valladolid.

Tras ambas intervenciones se abrió un intenso debate que comenzó con la puesta en cuestión de los museos y centros de arte como autoridades que legitiman o deslegitiman el arte, por parte del investigador Sixto Castro. En segundo lugar, él mismo hizo frente a las críticas de inmovilismo que pesaron sobre los docentes universitarios, alejados de lo que parece la “vida real”. En el caso de Castro, la actividad es permanente: no sólo colabora con otras universidades, sino con otros alumnos y docentes e, incluso con otras instituciones como el Museo Patio Herreriano.

Juan González Posadas, quien acudió en representación del proyecto Creart (Red de ciudades por la Creación Artística),  comentó las diferencias entre los museos y las salas de exposiciones, y expuso las características del proyecto, que suscitó numerosas dudas y críticas.

PinaPardo y La Lata Muda -que estaba también representada por Rocío Osorio-, comentaron la dificultad económica a la que debe enfrentarse el creador que o bien se ve recluido al bar o bien a la autogestión. Se puede colaborar y es posible tejer una red de interconexiones, pero es necesario que fluya un mínimo capital y que las instituciones estén abiertas, más si cabe cuando lo que ellas gestionan no es “suyo” sino público, como apuntaba Francisco Porto.

Tuvimos que despedir el debate y cerrar así este primer capítulo de #MappingArt; no sin prometer próximos #MeetingPoint que continúen generando debate y construyendo nuevas líneas de actuación.

Agradecemos la asistencia a todos los ponentes de nuevo, así como al Espacio Joven, que nos acogió en esta última edición del #MeetingPoint. Pero sobre todo agradecemos su asistencia a un público activo y participativo que no nos ha abandonado en ningún momento y que está deseoso de continuar. Sin él, todo esto no habría sido posible.

Anuncios

Segundo #MeetingPoint con tres ponentes de lujo

María Nieto

María Nieto

Podemos presumir de haber congregado a tres importantes agentes del arte contemporáneo en Valladolid en nuestro segundo #Meetingpoint. De izquierda a derecha: Javier Silva, Pedro Gallego y Julio Falagán. El primero, con un interesante y arriesgado proyecto galerístico que con poco más de un año ha logrado reconocimiento nacional forjado también a base de colaboraciones a nivel local y de artistas jóvenes. El segundo, director de La Gran, con otro importante proyecto que busca acercar el arte contemporáneo a los bolsillos interesados pero poco habituados a gastos estratosféricos. Por último, Falagán, un artista joven que conoce las dificultades que debe pasar el creador vallisoletano: reconocido a nivel local y nacional, con obra en importantes colecciones y con premios y becas en el extranjero que hacen de su obra algo aún más rico si cabe. Sin embargo, él no hace distinciones entre la llamada alta y la baja cultura, bebiendo de ambas tanto a nivel creativo como expositivo.

Tres proyectos artísticos por tanto, relevantes para #Mappingart, que busca a la institución tanto como a lo underground.

Como la vez anterior, el debate comenzó algo frío, con las presentaciones realizadas por María Nieto y Marta Álvarez. Sin embargo, poco a poco se fue calentando y el público intervino sin cesar. Tanto que, como en la otra ocasión, cuando tuvimos que echar el cierre, muchos se quedaron con la palabra en la boca… a todos ellos les damos las gracias por hacer más vivo y más real este #meetingpoint, que sólo con dichas intervenciones tiene sentido.

Lutton Gant

Lutton Gant

La sesión comenzó con un vídeo propuesto por Pedro Gallego de la modelo Adriana Abascal que habla de FIAC -la famosa feria de París- como de la “gran alfombra roja del arte”, en la que uno de los grandes dilemas es “¿qué me voy a poner?”, en la que “los elegidos” entran por la puerta VIP y en la que el “baño de cultura” está tan ligado a “ser chic y fashion”. Una manera frívola y elitista de ver el arte, según todos coincidimos y que, sin embargo, copa muchos de los imaginarios  en torno al arte, convirtiéndose en un impertinente cliché prejuicioso.

Comenzamos pues por analizar los precios del arte, a raíz de las escandalosas ventas del tríptico de Lucian Freud pintado por Francis Bacon de la semana pasada comentadas el El País por Miguel Ángel García Vega, Estrella de Diego y otros. Obviamente, el mercado se está polarizando: o ni se compra ni se vende o se vende a precios altísimos inalcanzables para el ciudadano medio. Para García Vega “la clase media del coleccionismo ha muerto, sólo las inmensas fortunas aspiran a los tesoros” y creemos que esto es un error, ya que abre una brecha irreparable entre la ciudadanía y el arte. En este punto, intervino Javier Silva destacando el poco tránsito que ve en su galería, lo que María apoyó añadiendo que el público vallisoletano no está acostumbrado a comprar y que esto rompe la cadena del sistema del arte.

Lutton Gant

Lutton Gant

Por otra parte, se volvió al tema de la poca atención que el arte contemporáneo recibía de los medios de masas en la ciudad. Sin embargo, Falagán afirmó que no es necesario rogar tanta atención, que es más importante crear y producir, aunque sea a un nivel más autogestionado y underground pero autónomo y activo, lo que Marta apoyó completamente. De este modo, los medios y la administración vendrán a uno y no a la inversa.

En Valladolid faltan muchas cosas, pero lo que está claro que falta es actividad: sin actividad no hay comunicación necesaria. Así pues, se convoca a los artistas jóvenes y no tan jóvenes a manifestarse, a hacerse sentir para ver cuales son exactamente las expectativas con las que contar. Alguien añadió que sí hay movimiento, al menos a nivel de ilustración, lo que corroboramos, dada la intensa actividad de colectivos como Nos comen los nipones o el Colectivo Satélite; a la que se unen actividades como Valladolid Dibuja, Birra y Borra o Tipos Creativos, entre otros. Sin embargo, aunque se ha generado una corriente creativa febril, no se está materializando en exposiciones ni nada parecido, lo que de nuevo mantiene la brecha entre el creativo y el mercado.

Así pues, Ana, del Colectivo Punto Rojo, se aventuró a señalar la necesidad de generar y mantener una red que permitiera poner en contacto a unos y otros y que permitiera la colaboración en el tiempo. Obviamente, ese comentario encaja perfectamente con la naturaleza de #MappingArt, de modo que respondemos a las necesidades del momento de manera indudable. A raíz de este comentario surgió la pregunta de “hacia dónde va todo esto”.

Mientras unos se conforman con la creación de una plataforma online que sirva de archivo y de clasificación para los creativos, otros como Marta buscan más un espacio físico autogestionado -quizás cedido por el ayuntamiento, como ya ha sucedido en otras administraciones- en el que dar rienda suelta a la creatividad y al nacimiento de proyectos autónomos.

Está claro que, siendo el ecuador de #MappingArt, este #Meetingpoint no podía haber dado más en el clavo, por lo que agradecemos enormemente a los tres ponentes la charla de dos horas que nos brindaron así como las cañas de después… y a todos los asistentes… ¡¡de nuevo gracias!!

Debate y participación activa en el primer #MeetingPoint

Ayer dio comienzo #MappingArt con una estupenda y rica mesa de debate en la que participaron Patricia Ortiz y Carmen Palenzuela, abogada y presidenta de la Asociación de Artistas Visuales de Castilla y León (AVACyL) respectivamente; Víctor Alonso fundador de miltrescientosgramos y de Rana Cowork, además de partícipe en Notedetengas Magazine y en Acordes Urbanos… todo un #nonstop; Samuel Santiago, antes dueño de la galería Samuel y heredero de la galería Jacob de su padre; Pablo Coca, coordinador de educación del Museo Patio Herreriano y el gestor cultural Javier Casado, gerente de Itinerante Servicios Culturales.

El público participó también muy activamente, aportando ideas muy interesantes y realizando críticas muy pertinentes, lo que agradecemos mucho, porque puso de manifiesto el interés y la intención de todos los presentes, que se vieron muy implicados en los temas de conversación, lo que propició también un ambiente distendido sin ningún tipo de jerarquía ponente-público, lo cual era también nuestro objetivo.

Lutton Gant

Lutton Gant

En primer lugar intervino Carmen Palenzuela presentando a la asociación  e introduciendo el llamado decálogo de buenas prácticas, haciendo alusión a las condiciones impuestas por las salas de exposiciones municipales. Puso a disposición de los asistentes dicho decálogo y presentó las ventajas de ser un asociado.

A continuación, intervino Samuel Santiago, haciendo un repaso por el ambiente que se respiraba en los años 60 y 70 en la ciudad de Valladolid, que implicaba tanto a su padre Fernando Santiago y al Grupo Simancas con el que tanto se relacionó. Pudimos así tomar perspectiva histórica y pensar en lo que ha cambiado y lo que permanece, siendo conscientes de que no hacemos nada nuevo, quizás, pero sí necesario.

jovenes y mayores

Lutton Gant

Una vez realizadas estas intervenciones, comenzó el debate. Se habló de la escasez de políticas culturales en la región, así como de la problemática de un aparente desinterés del público que necesita ser educado y a quienes ha de dirigirse el comisariado de las exposiciones. En Valladolid hay un problema de accesibilidad a salas de exposiciones y galerías, dada su escasez -entre otras cosas- y un grave problema de difusión. Los medios tradicionales no disponen de una sección de cultura fuerte y los agentes culturales no se han adaptado bien a las nuevas tecnologías. Víctor Alonso puso la nota de atención en este problema, invitando a los artistas a formarse en comunicación 2.0 para visibilizar su trabajo.

Por otro lado, se habló del provincianismo y del complejo que sufre Valladolid, que desconoce su potencial y lo arruina con un cierto victimismo. Algunas voces del público se levantaron en contra de este pesimismo y defendieron las posibilidades de la ciudad, aludiendo a la necesidad del trabajar por uno mismo, de mantener el ánimo y de ser conscientes de que uno no va a enriquecerse con estas profesiones, aunque si debe exigir remuneración y condiciones dignas, sin lugar a dudas.

Parece que hay movimiento en la ciudad, también pequeñas empresas se agrupan y dan vida a espacios desfavorecidos. Este es, probablemente, el contrapunto a lo público y lo que da vida al arte que debe alejarse de la cultura de la subvención.

Lutton Gant

Lutton Gant

Se interrumpió bruscamente por la hora el debate, desgraciadamente, que continuará la semana que viene. El balance es, para nosotros, muy positivo, dado que nos ha permitido comenzar a trazar las líneas de lo que será la continuación del proyecto.

¡¡Muchas gracias a todos los ponentes!! ¡¡Estamos deseando que lleguen el resto de actividades!!