#OperaciónPalomar: primera entrega

Uno de los problemas más acuciantes en torno al arte contemporáneo que se ha venido a evidenciar casi en cada sesión pública realizada en #Mappingart Valladolid, es la debilidad de la formación plástica que recibimos. No sólo carecemos de una formación práctica adecuada, dado que cada cual debe seguir los patrones indicados por el currículo y aprender técnicas insuficientemente practicadas que acaban por no servir para nada puesto que no aprendemos a formalizar lo que pensamos o sentimos plásticamente. También carecemos de la formación en estética y en historia del arte que nos permitirían comprender las imágenes y analizarlas debidamente hasta el punto de conseguir liberarnos de su poder dominante.

A decir verdad, muy poco arte y muy pocas imágenes son las que nos enseñan a mirar en la escuela. Y de ninguna manera nos enseñan la conexión con el mundo real que esto tiene, dado que no nos llevan a museos ni salas de arte contemporáneos, no nos presentan a artistas ni gestores culturales… ni tan siquiera en el bachillerato artístico se produce la conexión deseable con el mundo real, salvo en contados casos, como los de los docentes que nos acompañan en esta andadura, tanto del Colectivo Punto Rojo como ajenos a él -el caso de Carlos Sanz Aldea que conoceremos en el próximo #meetingpoint-.

María Nieto

María Nieto

Es por esto que en #MappingArt hemos querido incluir los talleres. Nos gustaría, sin duda alguna, haber hecho muchos más y haberlos ampliado enormemente, pero como concebimos nuestro proyecto en el tiempo, estamos seguros de que ya vendrán otros más.

Veinticuatro niños de edades comprendidas entre los 5 y los 11 años acudieron a las sesiones infantiles de la #OperacionPalomar realizadas los días 12 y 13. Varios eran los objetivos: por un lado, explotar su creatividad libremente, por otro crear colectivamente, convivir con una artista, resolver las relaciones entre texto e imagen y formarse, finalmente, en torno al arte y las manifestaciones contemporáneas.

María Nieto

María Nieto

Si conocen ya la obra de Laura López Balza saben que ella no se preocupa de trazos ni de líneas rectas. Su interés principal está en el color, en recomponer escenas con su propio lenguaje y llenarlas de luz. Así pues, con Ada Sánchez, diseñó un taller que buscaba, principalmente, el desarrollo libre de la expresión plástica de los niños. Partiendo de un relato fantástico, animaron a los niños  a reproducir los seres y monstruos de dicho relato en su propio lenguaje, lo que dio lugar a un delicioso baile de máscaras de colores que pone de manifiesto las ricas diferencias entre ellos.

En segundo lugar realizaron todos juntos una serie de murales que componían parajes fantásticos. El método en este caso fue parecido a un “cadáver exquisito“, de manera que cada mural comprende los diferentes pensamientos de los niños.

María Nieto

María Nieto

Desde luego no se usó regla ni cartabón, no se usaron lapiceras 2B ni pinceles de grosor medio… con medios muy sencillos se permitió que los niños se divirtieran y crearan unas delicias plásticas que dejan muy muy atrás el imaginario del palomar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s